La celebración de una boda

17/12/2009 - Bodaplanet

A lo largo de los años de experiencia organizando bodas siempre nos encontramos con la misma cuestión: Cuando los novios, ya convertidos en marido y mujer, llegan al lugar de celebración, hacen la misma pregunta “¿Qué tenemos que hacer ahora?”. Mi intención a la hora de escribir estas líneas es daros a conocer los pasos básicos de la boda. Por ello os recomiendo que pongáis en marcha vuestra imaginación, imaginaros que estáis allí, que hoy es el día.
           Lo primero es la bajada del coche, la novia tiene que esperar siempre a que le abran la puerta. Muchas novias están tan nerviosas que se adelantan, pero ten en cuenta que ese día te van a tratar como a una princesa, compórtate como tal.

           

             Una vez fuera del coche, se os harán las fotos de rigor, el maître os ofrecerá un brindis, que podréis aceptar o no, según os apetezca. Es mejor aprovechar este momento para haceros fotos vosotros dos solos y esperéis a que el cóctel esté terminando para hacer las fotos de grupo, así no os lo perderéis todo. Aunque hay novios que prefieren hacerlas todas en este momento y así “quitarse de encima” este paso-trance.

           

             Después os dirigiréis a la zona dónde se celebre el cóctel, dónde recibiréis un alubión de saludos. Os ametrallarán con ofrecimientos de comida y bebida aunque, por supuesto, los nervios no dejarán mucho sitio en el estómago.

           

            Cuando llegue el momento de pasar al salón dónde se celebre el banquete, serán los invitados los que entren primero, tendréis que esperar a que estén instalados para hacer vuestra entrada triunfal. Este tiempo muerto (normalmente los invitados no son muy obedientes con respecto al tema de sentarse en su sitio) es perfecto para retocarse, atender a la llamada de la naturaleza etc. Recuerda que la novia siempre va a la derecha del novio, es así como deberéis pasar.

           

           Llegados a la mesa, la novia tendrá a su izquierda al novio y a la derecha al padrino (normalmente este será su padre), el novio tendrá, a su vez, a la madrina a su izquierda (su madre). Lo normal es que al lado de los padrinos se sienten el padre y la madre restantes, respetando la alternancia hombre-mujer.

           

           Durante el banquete es absolutamente necesario que comáis, no os forcéis demasiado pero tened en cuenta que la noche va a ser muy larga y es necesario recopilar fuerzas. No os pongáis nerviosos por el ritmo de la cena (o comida), tened en cuenta que no es lo mismo comer 4 que 400, y normalmente se procura seguir el ritmo de la mesa presidencial.

           

             Si la novia quiere hacer entrega del ramo, el momento más adecuado es a los postres. Hay parejas que deciden ir los dos a entregar el ramo, pero lo tradicional es que sea sólo la novia la que se levante a hacer la entrega.

           

             Si vais a dar algún regalito a los invitados, este se entregará a los cafés, al igual que los puros. Los regalitos los entregarán las hermanas de los novios o las amigas de la novia. Los puros se darán a los hombres (bueno si alguna señora quiere uno, ¡Que le vamos a hacer! ¡Habrá que dárselo!) y los entregará el padrino o los hermanos de los novios.

           

             En cuanto terminéis el postre debéis levantaros para dar el clásico “paseíllo” por las mesas, si tenéis muchas mesas deberíais, incluso, ahorraros el postre. Es necesario que paséis por todas las mesas para agradecer a los invitados su presencia. Intentad no deteneros demasiado en cada mesa para que la sobremesa no se haga interminable. Recordad que es a vosotros a quien se espera para abrir el baile.

           

            Es necesario dejar a alguien encargado de coordinar con el DJ la música cuando os dirijáis a la pista  para bailar el vals. Lo tradicional es que la novia empiece bailando con su padre (o padrino), seguidamente se unirán el novio con su madre (o madrina) para terminar con un cambio de parejas dónde los novios bailarán juntos así como los padrinos. Pasados unos instantes, el resto de parejas se unirán al vals y el baile quedará abierto.

            Una vez abierto el baile, no hay más que disfrutar, a partir de este momento ya nos olvidaremos de normas, tradiciones, etc.

           Únicamente, a modo de consejo final, es preferible que el día de la boda moderéis el consumo de alcohol, no sólo la novia, el novio también. 

Comentarios Anteriores

No hay comentarios.

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre:

Email: (No será publicado)

Comentario: