El síndrome -harta de la boda-

14/04/2011 - Bodaplanet
Categorías: Actualidad Bodaplanet
Si ya estás cansada de las incesantes preguntas de todos tus conocidos sobre la boda, si las flores, las invitaciones, las mesas, te salen por las orejas. Si prefieres conversaciones sobre el tiempo que sobre los manteles y los meseros, tranquila, no es que no te haga ilusión tu boda ni que tengas que plantearte que tienes un problema. Simplemente tienes el síndrome “harta de la boda” y a la mayoría de las novias les pasa.

Piénsalo, al principio, cuando decidisteis casaros, os hacía muchísima ilusión anunciarlo, elegisteis la iglesia y la finca, lo reservasteis todo e hicisteis mil planes. Pero desde ese momento hasta dos o tres meses antes de la boda, no teníais demasiado que hacer, porque era pronto, o no era momento, y porque seamos francos, cualquier boda se prepara en un par de meses, siempre que tengas los sitios previamente reservados. Y ahora, alubión de recados, citas y decisiones que tomar… Elegir el menú, las pruebas del traje, el expediente prematrimonial, las flores, los pajes, el protocolo de mesas, los manteles, la música… Y un largo etcétera que se puede alargar insospechadamente dependiendo del grado de detallismo de la novia. Con lo que es normal que estés harta, estás estresada, porque además a todo esto se suele sumar el trabajo, que todos quieran opinar de todo y poner vuestra futura casa. Pero la buena noticia es que el tiempo que te queda da de sobra, aunque no lo creas.

Francamente, no hay solución maravillosa para reducir este estrés, solo se te pasará en el avión, cuando empieces tu viaje de novios. Pero procura relajarte un poco, resérvate tu momento del día para “pasar de la boda” y verás que después retomarás los preparativos con fuerzas renovadas. Y si esto no te funciona, siempre nos quedarán la tila y la valeriana!

¡Mucho ánimo!

Créditos fotografías: Juan Delgado

Comentarios Anteriores

No hay comentarios.

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre:

Email: (No será publicado)

Comentario: